(Terapias no farmacológicas) Sesiones individuales dirigidas a personas que padecen algún trastorno...

Sesiones individuales dirigidas a personas que padecen algún trastorno en sus capacidades cognoscitivas, bien sea producido por la presencia de alguna enfermedad neurodegenerativa que provoque una pérdida progresiva de sus habilidades funcionales o por otro motivo. Las sesiones son individuales y se adaptan a cada persona dependiendo del deterioro y de sus circunstancias personales.

Tanto la duración de las sesiones como la frecuencia de las mismas varían en función de las necesidades de cada persona, pudiendo durar entre 45 min y 1 hora, una o dos veces por semana.

  • SESIONES DE REHABILITACIÓN COGNITIVA:
    Se basan en un plan terapéutico de intervención específico para cada paciente dependiendo del tipo de lesión cerebral, la gravedad y la localización de la misma. Están dirigidas a personas con déficits cognitivos leves como consecuencia de algún accidente cerebrovascular (ictus...) o por otro motivo (tumores...). El objetivo principal es la rehabilitación de funciones dañadas mejorando o compensando los déficits que impiden un funcionamiento cerebral normal mejorando la autonomía y la calidad de vida mediante la realización de una serie de actividades. Según los casos, también se trabajan estrategias mnemotécnicas y estrategias de compensación que ayuden a conseguir los objetivos.

  • SESIONES DE ESTIMULACIÓN COGNITIVA:
    Mediante la realización de una serie de ejercicios se persigue preservar las capacidades y habilidades funcionales durante el mayor tiempo posible, ralentizando el deterioro de las personas que padecen enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson, demencia por cuerpos de Lewy, demencia vascular, esclerosis múltiple...), fomentando la autonomía personal y mejorando la calidad de vida. 

Tanto los objetivos como las actividades de los programas realizados en las sesiones individuales, se planifican a partir de la información obtenida durante una evaluación neuropsicológica. Dichas actividades se adecúan a las necesidades específicas de cada persona y a su situación actual y no son las personas las que se tienen que adecuar a programas generales preestablecidos, independientemente de su edad y de su nivel cultural, de manera que no es necesario tener mucha escolarización, cosa que suele preocupar a muchas personas mayores. Durante la evaluación neuropsicológica se valora cuáles son las capacidades que están preservadas y cuáles las que están deterioradas para así poder desarrollar un programa terapéutico personalizado.

"LO QUE EJERCITAMOS LO CONSERVAMOS Y LO QUE NO, LO PERDEMOS"

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación, consideramos que aceptas su uso. Política de Cookies